Tag : guerra-civil-espanola

“La higuera” de Ramiro Pinilla.

PINILLA, Ramiro: “La higuera”. Tusquest Editores, S.A., 2006. Colección Andanzas.

Ramiro Pinilla crea la trama de esta novela entorno a una higuera, que esconde una triste y bella historia a la vez.

Los hechos transcurren en la Vega de Fadura -País Vasco, más concretamente en Algorta, Getxo-, donde viven mis queridos amigos, Lourdes y José Manuel. Nos sumerge entre los años 1937 y 1967, cuando se expropiaban las tierras que en su día cedió el ayuntamiento. En este caso, una de las tierras expropiadas es la de un falangista apodado el Chumbo, Rogelio.

En 1937, en plena Guerra Civil Española, tras el paseillo y posterior desaparición del padre y hermano de un niño de 10 años llamado Gabino Gurbieta, será el hecho que encamine a nuestro protagonista, Rogelio, a tomar una determinación que llevará hasta sus últimas consecuencias, sin flaquear en los momentos más difíciles.

La familia Gurbieta después de la desaparición del padre e hijo, será despojada de su casa, heredada y habitada por sus antepasados hace dos siglos, porque un chivato convertido a falangista ansiaba dicha casa, y se valdrá de toda artimaña para conseguirla.

 El autor nos muestra un elenco de personajes magistral.

La mayor parte de la novela transcurre en el terreno de la Vega de Fadura entorno a la higuera, como si se tratase del escenario reducido de una obra de teatro. Los personajes van apareciendo y proporcionando situaciones muy diversas, todas ellas fundamentales en la historia. ¿Qué esconde la higuera?

El otro protagonista es el niño de diez años, Gabino Gurbieta, que más que estar presente se le siente de forma muy intensa, se le teme y se le quiere.

Otro personaje maravilloso es Cipriana, la mujer del acalde después de la guerra, que se hizo falangista por interés, Benito Muro, y luego según dice su mujer, “alcalde depuesto”- Ambos tienen dos hijos gemelos a los que cambian el nombre al ganar la guerra, por el nombre de dos dictadores europeos.

Cipriana es una mujer con ideas de izquierdas, obrera que nunca dejará de serlo y se enfrentará a su marido y sus hijos falangistas. Se convertirá en el sustento de Rogelio, en su guía y asesor. Los mínimos cuidados que recibe llegan de la mano de esta mujer.

Loreto, la novia eterna de Rogelio, jugará un papel asignado que ejecutará sumisamente.

Del grupo de amigos falangistas: Pedro Alberto -jefe-, Luis Cebeiro, Salvador, Eduardo, Fructuoso, yo destacaría a Luis Cebeiro, el verdadero amigo de Rogelio, hasta que…

Frases en boca de los protagonistas y personajes que merecen ser anotadas:

“Vive de día lo que sueña por la noche”.

“No eran palabras sino excreciones de una mente resquebrajada”.

“En el silencio de las tumbas reina la paz”.

“Los tiempos no están para esconderse en las palabras”.

“No éramos asesinos, éramos falangistas”.

“Mis hijos están en Flechas y Pelayos y no quiero que se les quede el brazo como un pararrayos”.

“Holgar conmigo en el colchón”.

“…nada conviene remover, que aquel padre y aquel hijo están bien enterrados, como todos los demás, y así deben seguir, enterrados y olvidados” -Después de 30 años-.

¡Qué lástima!, en la actualidad todavía hay personas, partidos e instituciones que siguen pensando lo mismo.

Novela extraordinaria, que os recomiendo encarecidamente.

“El monarca de las sombras” de Javier Cercas

CERCAS, Javier: “El monarca de las sombras”. Literatura Random House, 2017. 281 páginas.

El autor en esta novela, en parte autobiográfica, nos sitúa en su pueblo natal Ibahernando, un pequeño pueblo extremeño, que como otros muchos, sufrieron duramente la Guerra Civil Española.

Este pueblo tiene algo especial, guarda entre los sobrevivientes de la guerra, la historia del tío paterno de su madre y tío abuelo de Javier Cercas. Una historia de la que se sabe muy poco porque trascurrió en breve tiempo, porque murió muy joven, porque la familia habló del héroe de la guerra, porque pocos supieron la verdadera razón…

La vida de Manuel Mena, su tío abuelo, la escuchó en boca de su madre desde niño. Un franquista de diecinueve años que murió en la guerra, 1938, en el bando rebelde, porque no olvidemos que el bando nacional se rebeló al gobierno republicano elegido democráticamente a través de las elecciones.

La Segunda República Española fue el régimen político democrático que existió en España entre el 14 de abril de 1931, fecha de su proclamación, en sustitución de la monarquía de Alfonso XIII, hasta el alzamiento nacional. Esta tercera etapa republicana (1936-1939) viene marcada por el triunfo de la coalición de izquierdas conocida con el nombre de Frente Popular en las elecciones generales de 1936, y que sólo pudo gobernar en paz durante cinco meses a causa del golpe de Estado del 17 y 18 de julio promovido por una parte del ejército que desembocó en la Guerra Civil Española.

Para Javier Cercas esta historia ha sido como una “espinita” clavada en su corazón; por una parte, le dolía reconocer al héroe franquista y venerado por su familia, cuando ésta ideología distaba mucho de la suya propia; por otra parte, se sentía con la “obligación” de escribir y contar la historia de Manuel Mena, sobre todo, por su madre. Ella recordaba a su tío como una persona muy familiar y cariñoso, siempre pendiente de todos.

A lo largo del libro nos relata esta lucha, las idas y venidas. Lo que no dudó nunca fue documentarse al respecto. Si al final contaba esta historia tenía que informarse mucho más allá de los recuerdos familiares.

La sucesión de las páginas de este libro nos llevan por recorridos, lugares y gentes que le puedan aportar aquello que busca.

Javier Cercas hace una profunda reflexión, desmenuzando y recomponiendo todos los datos para acercarnos a las vivencias, ideología y sentimientos de Manuel Mena, su tío abuelo.

Quiero resaltar la valentía del autor para enfrentarse a este proyecto, exponer sus dudas, sus sentimientos y hacerlo de forma tan elegante. Gracias.

“La sombra del olvido” de J.F. Rives.

J. F. RIVES: “La sombra del olvido”. La habitación de los recuerdos. Editorial Círculo Rojo.

La historia nos sitúa en un pueblo del sureste español en los años previos a la Guerra Civil Española.

El protagonista de la novela a edad muy temprana abandona el pueblo para educarse en el seminario. Tras la  ausencia durante diez años y haber vivido la experiencia del seminario se reencuentra con la vida, costumbres y gentes de su pueblo natal, para él desconocidas. No guardaba recuerdos, es una nueva vida, la cual disfrutará y sentirá habérsela perdido tantos años.

Pero esta felicidad pronto será truncada por el inicio de la guerra, que rompe con la convivencia cordial de los habitantes del pueblo, con las fiestas y tradiciones, con la libre expresión. Habrá que aparentar lo que no se siente ni se piensa para poder sobrevivir.

Si hasta entonces la vida se desarrollaba fuera de las paredes de las casas, las puertas de las mismas se cerrarán por miedo a exponerse, a ser denunciado por sus vecinos y amigos de otros tiempos. Ello supone traspasar la línea de la vida a la muerte.

Nuestro protagonista se verá obligado a ingresar en el bando nacional, donde conocerá el horror, odio, la sin razón pero también el amor.

Finalizada la guerra, la vida en el pueblo no se recuperará, permanecerá el miedo, la desconfianza, la simulación de lo que no se siente ni piensa, las apariencias de lo que no es. Solo habrá libertad de expresión tras la puerta, en la intimidad familiar.

Hay dos figuras que marcarán la vida de este pequeño pueblo del levante, dos párrocos, el predecesor y dañino, muy alejado de la doctrina católica; y un párroco amigo del seminario del protagonista que luchará por la justicia y la democracia, que tendrá presente que olvidar es morir, que no puede haber perdón ni justicia si se olvida.

El autor, J.F. Rives, nos sorprende con una magnífica escritura, una narración muy cuidada e hilada. El encuadre espacio-temporal de la novela y su historia, aún sabida, no deja de emocionarnos, de provocar sentimientos de indignación y en última instancia de tener esperanza.

“Una mañana de marzo” de Joaquín M. Barrero.

BARRERO, Joaquín M.: “Una mañana de marzo”. Ediciones B, S.A., 2009. Novela de intriga. 522 páginas.

 

El autor nos adentra en su nueva historia de la mano de su protagonista, el detective Corazón Rodríguez, cuyo despacho ha sido asaltado con violencia, destruidos los archivos y  lesionado gravemente a su ayudante que se encontraba ahí. Al llegar a casa ya más tranquilo, repasa los casos todavía abiertos que llevaban y por precaución tenía guardados en un disco duro.

Éstos arrojarán luz a tres casos recientes todavía sin resolver: la búsqueda de una mujer que no se sabe ni su nombre, únicamente existe una fotografía. Se trata de una mujer que mantuvo una relación con un brigadista inglés en  1937 en la Guerra Civil Española; otro caso, un coronel del Estado Mayor del ejército español que desaparición en un viaje por el mar Mediterráneo de Melilla a Málaga en 1956; y el último caso, el rapto de una joven estudiante en Alemania por una red de prostitución, en 2003.

Tres casos sin aparente conexión que Joaquín M. Barrero a través del detective Corazón, nos va desgranando hasta llegar a entrelazarse y encajar como un verdadero puzzle. Y como no, sorprendiéndonos con su forma de narrar y describir lugares y personajes.

Recorreremos España, Marruecos y Rusia entre 1934 a 2003. Nos presenta la vida y sentimientos de los españoles en este periodo histórico. Nos habla de los niños españoles de la Unión Soviética, del oro de Moscú, II Guerra Mundial, de la República Española, de los rebeldes, de los brigadistas, de la miseria, el hambre, la enfermedad, el odio, el amor, la guerra.

Nada queda al azar, todo se va hilando con gran acierto y maestría. Hay personajes que nos enamoran, otros nos resultarán desagradables, algunos nos dejarán indiferentes pero la historia relatada cumplirá nuestras expectativas.

“Dime quién soy” de Julia Navarro.

NAVARRO, Julia: “Dime quién soy”. Editorial Círculo de Lectores, 2010. Novela histórica. 1097 páginas.

Una novela que no deja indiferente a nadie. Abarca tantos aspectos que difícilmente no consiga el interés del lector. Hay intriga, espionaje, política, amor y traición. ¡Quién da más! Para mí, cuando la leí, fue la novela del año.

Esta gran historia se inicia en la primera mitad del siglo XX y va relatando los distintos acontecimientos en una doble vertiente, por un lado cronológicamente desde los años de la Segunda República Española, por otro, lo que sucede en el momento actual -siglo XXI-.

Contempla hechos históricos como la Guerra Civil Española, la II Guerra Mundial, la Revolución Rusa, la caída del muro de Berlín, la Guerra Fría.

Sus personajes están llenos de matices, tienen vida propia y resultan inolvidables.

Un periodista indagará sobre la vida de su bisabuela. Encargo que le sumerge en la historia olvidada e ignorada de una mujer extraordinaria y valerosa. Que luchó y pagó, en contra y a favor, de la locura del nazismo y la dictadura soviética.

Julia Navarro realiza con esta novela un extraordinario retrato de la historia del siglo XX. Una forma entretenida y emocional de aprender sobre esta materia. Muy bien documentada y con una estructura interna muy cuidada.

“Abadía y Mombiela”. Dos familias, una historia. Carlos Mora.

Esta novela me la regaló un gran y extraordinario amigo, Rodrigo Guijarro, un enamorado de los libros, como una servidora.

 

Carlos Mora relata con gran maestría en su obra prima, la historia de dos familias, donde dos de sus miembros que estuvieron muy unidos en otro tiempo y otro lugar, en su más tierna infancia, debido a los acontecimiento históricos de la trágica Guerra Civil Española, se alejarían irremediablemente.

Carlos Mora nos cuenta de forma muy amena, cómo la vida sigue para ellos y sus descendientes, introduciendo una historia actual y en algunos momentos, un tanto insólita, aunque por ello no menos real, y lo hace utilizando un sencillo lenguaje escrito, donde las descripciones tienen su justa medida y sus diálogos son muy precisos para lo que interesa decir. Nos describe en qué consiste considerarse de un grupo-bando, sus reflexiones, planteamientos, envidias, odios…., poder.

El hilo conductor de la novela está en manos de su protagonista, Tomás Mombiela, un hombre polifacético, honrado y justo, donde su primordial objetivo en la vida es enseñar a sus alumnos todo lo que pueda y que la utilidad de esos conocimientos les sirva para su vida, así como, aprender de ellos cada día.

Como he dicho, es una lectura amena y muy entretenida, es la primera novela de Carlos Mora, un aragonés, que promete como escritor. Desde aquí, una paisana suya, lo anima a seguir haciéndolo.

Os recomiendo su lectura y os deseo que tengáis buen día.