Tag : dialogos

“En la orilla” de Rafael Chirbes.

Chirbes, Rafael: “En la orilla”. Editorial Anagrama, S.A.. Narrativas hispánicas. 437 páginas.

 

Queridos lectores: hace mucho que no publico nada en mi web, hoy lo hago  con todo mi corazón, se lo dedico a mi mejor amiga, Azucena, que es una luchadora y una campeona, esta vez la vida le ha planteado un reto inmenso, muy duro, que sé que va a superar.

Aunque yo no sé si seré capaz de escribir, no veo ni las teclas ni las letras en la pantalla, últimamente tengo los ojos muy lubricados……. Allá vamos.

 

No conocía a Rafael Chirbes, no había leído nada de él. Mis amigos, Mercedes y Teo, me regalaron esta novela dándome la oportunidad de conocerle y disfrutar de ella.

El pantano de Olba va a representar los mejores recuerdos y los peores sentimientos de nuestro protagonista, Esteban, el origen y el fin. La laguna (marjal) representa el vertedero de la sociedad, donde terminan todos los desechos, el material de derribo -cadáveres, productos tóxicos, coches, motocicletas, telas asfálticas…-.

Los personajes que nos presenta Rafael están impregnados de gran realismo y ambivalencia muy marcada, nadie es bueno ni malo, pero todos se mueven por intereses, sentimientos y sensaciones de haber vivido una vida que no es la suya. La vida esperada no llegó nunca, se quedó en el camino.

El autor trata un tema muy actual: la crisis económica provocada por el espejismo de las inmobiliarias convertidas en las máquinas de hacer dinero fácil, rápido y abundante.

Este ascenso contra-natura, pronto provoca la caída, y en ella, arrastraría a unos y a otros hasta las aguas del pantano de Olba, como buena metáfora.

Refleja muy bien cada uno  de los estratos sociales y situación económica actual.

El protagonista, Esteban, después de haber tenido que cerrar su empresa de carpintería y haber fracasado como socio inmobiliario, hace un recorrido por su vida, un recorrido sumamente interesante, y sobre todo real.

En cuanto a la forma, decir que los diálogos no tienen una estructura al uso; pasa de un personaje a otro sin” previo aviso”, es decir, no hay guión ni cambio de renglón, antesala explicativa que da paso a la conversación entre dos personajes, o al turno de su existencia. Sí que es cierto, que esta forma proporciona mayor agilidad y fluidez, pero también, puede llevar al equívoco haciéndonos perder el hilo sobre quién habla en ese preciso momento.

En mi opinión, novela extraordinaria, gracias Rafael. Gracias también, a Mercedes y Teo por darme la oportunidad de conocerla.

 

Azucena, !ánimo!, lo estás logrando, !eres una campeona!. Te quiero.

 

 

 

 

 

“Abadía y Mombiela”. Dos familias, una historia. Carlos Mora.

Esta novela me la regaló un gran y extraordinario amigo, Rodrigo Guijarro, un enamorado de los libros, como una servidora.

 

Carlos Mora relata con gran maestría en su obra prima, la historia de dos familias, donde dos de sus miembros que estuvieron muy unidos en otro tiempo y otro lugar, en su más tierna infancia, debido a los acontecimiento históricos de la trágica Guerra Civil Española, se alejarían irremediablemente.

Carlos Mora nos cuenta de forma muy amena, cómo la vida sigue para ellos y sus descendientes, introduciendo una historia actual y en algunos momentos, un tanto insólita, aunque por ello no menos real, y lo hace utilizando un sencillo lenguaje escrito, donde las descripciones tienen su justa medida y sus diálogos son muy precisos para lo que interesa decir. Nos describe en qué consiste considerarse de un grupo-bando, sus reflexiones, planteamientos, envidias, odios…., poder.

El hilo conductor de la novela está en manos de su protagonista, Tomás Mombiela, un hombre polifacético, honrado y justo, donde su primordial objetivo en la vida es enseñar a sus alumnos todo lo que pueda y que la utilidad de esos conocimientos les sirva para su vida, así como, aprender de ellos cada día.

Como he dicho, es una lectura amena y muy entretenida, es la primera novela de Carlos Mora, un aragonés, que promete como escritor. Desde aquí, una paisana suya, lo anima a seguir haciéndolo.

Os recomiendo su lectura y os deseo que tengáis buen día.