Tag : alcala-de-henares

“La chica invisible” de Blue Jeans.

BLUE JEANS: “La chica invisible“. Editorial Planeta, S.A., 2018. Novela juvenil de intriga y misterio. 542 páginas.

La chica invisible” es la primera novela que leo de Blue Jeans, pero no será la última.

Por cuestiones de trabajo, el lunes 14 de mayo tuve el placer de pasar toda la mañana con Francisco de Paula Fernández González, el autor. Me sorprendió muy gratamente.

Cuando pensamos en autores-as, imaginamos, erróneamente en muchos casos, que son personas distantes, que se protegen con una coraza, que no permiten que se sepa de ellos más que una parte, la faceta comercial, la que “vende” una buena imagen.

En el caso de Blue Jeans, para nada es así, desde el primer momento al último, es cercano, transparente, te habla de él, de su familia y su chica, a los que adora. Lo conocí en medio de la campaña de promoción de esta novela, en pleno maratón de firmas, que por cierto, y es digno de mencionar, es incansable, no hay niño, joven y adulto que le pida una firma, lleve o no su novela, y se quede sin el autógrafo de Paco.

Me maravilló su interacción con escolares de quinto de primaria de tres colegios de Alcalá de Henares -Miguel de Cervantes, San Francisco de Asís y Minerva-, cercano, cariñoso, sencillo, no me extraña que tenga tantos fans, no sólo por el contenido de sus novelas sino por el trato con ellos de forma presencial y a través de las redes sociales. No deja pregunta sin contestar, ni firma por plasmar. Es muy grande y buena gente.

Ahora hablaremos de La chica invisible, una novela de intriga y misterio al más puro estilo de Agatha Christie, reina del suspense.

La novela se desarrolla en un instituto de secundaria y bachillerato, “Rubén Darío“. Los hechos se centran más en la clase de primero B de bachillerato, su alumnado y profesorado. En un tiempo actual, mayo de 2017.

En pocos días la población del instituto y de su ciudad se verá afectada por un hecho trágico, el asesinato de una alumna, Aurora Ríos.

El autor se apoya en dos jóvenes “investigadores”, Julia Plaza y su amigo Emilio -dos alumnos y compañeros de Aurora muy peculiares-, para esclarecer las incógnitas de este brutal acontecimiento; pero no estarán solos, la madre de Julia, Aitana, es la forense del caso y su padre, Miguel Ángel, el sargento de la Policía Judicial de la Guardia Civil.

A lo largo de la novela van apareciendo personajes, todos ellos, susceptibles de sospecha, implicados de una u otra forma con la chica asesinada.

El lector-a va atando cabos, haciendo especulaciones, culpando y exculpando. Rodeados de un vaivén de pistas enredando la madeja. Cuando ya crees saber quién es el asesino, Blue Jeans, da un giro y desmonta tus teorías de investigador.

El interés y la intriga crecen conforme avanzas en la lectura. Pero…hasta el final, no sabrás quién ha sido y por qué motivos lo ha hecho.

Gracias, Paco, por tu nueva novela, me ha gustado mucho, sigue en esta línea. Y no cambies, se como tú eres, cercano, espontáneo. Fue un placer conocerte.

“En un bosque de hoja caduca” de Gonzalo Moure Trénor.

MOURE TRÉNOR, Gonzalo: “En un bosque de hoja caduca“. Ilustraciones de Esperanza León- Grupo ANAYA, S. A., 2006. Literatura Infantil y Juvenil. 118 páginas.

Lucía Alfaro es una mujer adulta que quiere recuperar en su memoria las sensaciones vividas de la niña de 12 años que fue. Con esa edad decidió vivir el sueño de su abuela, que ya no estaba.

El título del cuento es el lugar donde trascurre la historia del cuento escrito por su abuela. El bosque de la Senda es el escenario encantado donde cualquier cosa puede ocurrir.

Lucía, niña adulta, quiere escribir la vivencia de la niña, Luchinia, en el bosque. Es un recuerdo que quiere recuperar para un/a lector/a que viva a través de su experiencia. Escribe el cuento en honor a su abuela. A ella le gustaban los bosques de hoja caduca como el de la Senda.

Recuerda y escribe todo aquello que su abuela le dijo y enseñó: “Me gusta escribir porque es hacer magia con las palabras”, “Si no sientes tristeza, no sabrás a qué sabe la alegría”. “La vida es una dura maravilla, una angustiosa delicia”. “El mundo es un bosque de caducas… almas”. “La angustia puede llevar al fin, al gozo, que la tristeza nos permite saber lo que vale la alegría”.

Hablando de los adjetivos en un escrito, dice: “Todo lo que no hace falta, sobra“. Frase que fue el epitafio en su tumba.

Las ilustraciones del cuento, de Esperanza León, son de gran belleza. Emplea una gama de grises hasta el negro y de tonos sepias, rosas hasta el granate, incluyendo el rojo. Son muy expresivas y fieles a las palabras escritas.

Tengo el placer de haber conocido al autor, Gonzalo Moure, en la entrega del galardón “Cervantes Chico” en Alcalá de Henares -ver entrada del día 8 de octubre de este año-. Las palabras que dedicó al público en el Teatro Salón Cervantes, fueron sublimes, llenas de coherencia con su obra, de respeto, sensibilidad. Es un hombre tranquilo, cercano, lleno de amabilidad y muy comprometido con las diferencias sociales, la pobreza, falta de recursos sanitarios, educativos y el hambre.

En otra ocasión os hablaré del su último trabajo: “El niño de luz de plata”. Taller de lectura de Farsía, Smara -campamentos de refugiados de Tinduf- coordinado por él. La totalidad del dinero de la venta de este libro está destinado al proyecto Bubisher de la Asociación de Escritores por el Sáhara: red de bibliotecas públicas y bibliobuses.