Tag : fotografias-de-mara-hernandez

“Cadenas” de Susurro Medianoche.

SUSURRO MEDIANOCHE: “Cadenas”. Edición viveLibro, 2016, 1ª edición. Fotografías de Mara Hernández. 344 páginas.

“Cierra los ojos, deja que mis palabras se cuelen en tu mente y adéntrate conmigo en esta historia…”. Así empezaba, Susurro Medianoches, el primer relato que escribió en la red social Facebook. Después de tres años escribe su primera novela invitándonos a ver la luz y liberarnos de esas cadenas, aunque únicamente sea mientras la leamos.

Susurro Medianoche nos sorprende con una narrativa fresca, ágil y atrevida.

Los diálogos son claros y muy concisos, acompañados de inteligentes pensamientos y razonamientos que nos permiten seguir la historia con agrado e intriga. Te hacen percibir con nitidez las voces de sus personajes.

Las descripciones ponen alerta nuestros sentidos, vemos, olemos, sentimos, percibimos sensaciones llenas de afecto, dolor y rabia en momentos cotidianos.

Susurro Medianoche nos cuenta una historia que, aún siendo un tema conocido y doloroso como es la Bulimia, nos envuelve en el sentir de los pacientes, de su calvario, de su encarcelamiento tanto físico como mental.

Laura, su protagonista, es una mujer con personalidad arrolladora, rotunda, valiente y luchadora. Vivirá un momento trágico en su vida que le “robará” un año de su existencia. En este momento, un personaje inerte, pero “lleno de vida” -el diario de Laura- hará las veces de su salvavidas, le permitirá encontrarse a sí misma.

A parte del tema de la Bulimia, aparece otro, muy latente en la historia y, poco conocido para algunos, Susurro lo acerca al lector con naturalidad, elegancia y maestría -BDSM-.

El resto de personajes son imprescindibles en la trama porque son parte de Laura, esenciales en su vida.

Aquí escribo dos frases en boca de Laura, que describen de alguna manera el sentir de los dos temas que trata la historia:

“…todo sigue igual, los mismos llantos, las mismas miradas perdidas en un horizonte incierto, todo exactamente idéntico. No pasa el tiempo cuando se sufre”.

“Mi sumisión es algo que necesito en mi vida. Controlo demasiadas cosas, necesito dejar de ser yo. Necesito que alguien dirija mi vida. Que me lleve”.

“Cadenas” está ilustrada con fotografías de Mara Hernández, muy buenas, por cierto. Retratos e imágenes en blanco y negro con una pincelada de color rojo. La iluminación muy acertada.

Una historia fresca, diferente y joven. Yo diría “informal a la par que elegante”.

Susurro, no te olvides de estos lectores a los que has cautivado. Aquí nos quedamos esperando tu segunda novela. Muchas Gracias.